Biografía y Declaración de la artista 

“Me llamo Ghazaleh Hashemiazar, soy una escritora iraní y me gradué en Karaj Islamic Azad University con un título de primera clase en Estudios de Traducción en 2008. En 2011-2012 me mudé a la India para cursar estudios superiores en la Universidad de Pune, donde recibí un MA con sobresalientes. Me inspiraron dos de mis profesores: el Dr. Randhir Khare que me animó a escribir y el Dr. Chandrani Chatterjee de quien recibí una guía y apoyo constante.

Actualmente estoy trabajando en una colección de cuentos sobre la “opresión de género”. Como estaba fascinada por las teorías feministas, y visto desde los ojos del género oprimido, la clase y la etnia, escogí las luchas y experiencias de las mujeres sub-privilegiadas y oprimidas como tema principal de mis historias.

Mis interacciones personales con mujeres africanas, iraníes, afganas, indias y árabes durante mi estancia de cinco años en la India y las cosas que yo misma he experimentado como resultado de haber nacido en una sociedad patriarcal, me motivaron a comenzar este proyecto. Mis historias están centradas en personajes femeninos económicamente desposeídos, oprimidos políticamente y socialmente marginados como resultado de tener una identidad femenina en una sociedad dominada por los hombres.

Lo que las historias parecen hoy están muy lejos de sus inicios. La idea inicial era “ser la voz de los sin voz” y como escritora tenía la intención de que los personajes hablasen cuando fuera era necesario, pero las cosas cambiaron drásticamente. Más tarde, decidí usar la primera persona en la mayoría de las historias y “pasar el micrófono a los sin voz”, dejarles hablar por sí mismos, que compartan sus propias historias con nosotros ya que nadie podría explicarlo mejor que ellos. Eso es exactamente lo que se entiende por “punto de vista feminista”.

Así que escucharás la historia de una chica que ha sido violada por su jefe en la oficina y ella misma cuenta su historia y cómo se sintió. Una chica de carácter pasivo por naturaleza que acepta casi todo lo que le suceda sin ninguna objeción. Pero al mismo tiempo estará preocupada por haber perdido su virginidad, por la reacción de su familia y el hecho de que nunca recibirá ningún apoyo de nadie en la sociedad, incluso si llega a ser capaz de compartir su historia con los demás.

Oirás la historia de una niña de trece años que acaba de tomar conciencia acerca de la sexualidad y de las relaciones sexuales por primera vez, lo cual es muy distinto y curioso en comparación a una pareja de recién casados que viven en otro piso y podrás escuchar sus pensamientos y sus reacciones que tenga sobre todo lo que le que suceden a la pareja.

También escucharás la historia de una joven con una hija de tres años. Está casada con un hombre religioso involucrado en algunos asuntos extra conyugales. La mujer decide vengarse, sabiendo que la sociedad y la ley no la apoyaran.

He tratado de usar el sarcasmo como arma poderosa para burlarse de tabúes y estereotipos. También he hablado de la sexualidad femenina abiertamente sin censura y he intentado desafiar los tabúes y los estereotipos relacionados con las normas culturales y sociales impuestas sobre las mujeres. La religión también ha sido cuestionada como una de las principales fuentes de opresión. He tratado de llamar la atención del lector sobre algunas de las reglas / leyes que se usan como castigo, incluyendo el apedreamiento de mujeres adúlteras.

Podría sentir que las historias tienen poco valor estético o atractivo y que se han empleado pocas figuras literarias. Sin embargo, las imágenes y el simbolismo juegan un papel importante en mi escritura. “Las líneas iniciales de las historias agarran a los lectores por el cuello y los arrastran a la historia y no los dejan solos hasta el final.” Esto es lo que me han dicho los que han leído las historias, lo cual me motiva e inspira a continuar escribiéndolas.

El objetivo final de estas historias es crear conciencia sobre la opresión de género, el sexismo y la violencia a que se enfrentan las mujeres, en particular las mujeres musulmanas, y permitir a varios grupos de mujeres de todo el mundo aprender sobre las experiencias de cada uno para poder. Mi esperanza es poder reducir o eliminar la opresión.

La colección en la que estoy trabajando consta de 10 cuentos, algunos de los cuales todavía están incompletos. Esta es mi primera obra literaria que acabaré en los próximos meses.”