Objetos y deseos. Final. Por Christina Schultz.

23561768_1737075286343863_6196368486246836365_n

Traigo conmigo y hacía vosotras una sensación de frescor de este viaje a muchos Marruecos. Tantos Marruecos diferentes como personas. Tengo una mirada limpia y muchas ganas de compartir lo que he visto, oído, pensado y sentido.

Las notas en dibujos ayudan mucho para explicar el orden dentro del caos de una experiencia tan rica como la vivida en varios lugares y con gente muy particular.  Nador, lugar fronterizo con una vida más bien tranquila y a la vez con una cotidianidad en alerta, en una semi ilegalidad constante llevada a la rutina nos ha dado una bienvenida con los brazos abiertos y me ha introducida a mujeres fuertes cruzando la frontera a diario, sus cantes y su vida cotidiana. Una cotidianidad llena de contrabando de cosas, de más o menos peligro y legalidad, de personas más o menos marroquíes y de mucha gente DE PASO.

Permanecer en un lugar de paso es curioso y es allí donde se encuentra la tranquilidad del supuesto lugar “sin interés turístico”. A cambio de Marrakech, Nador sería el lugar “auténtico” de Marruecos por excelencia.

Por sus mercancías de artesanía y su cercanía a las montañas del Atlas, lugar originario de los Bereberes,  Marrakech parece haber sido siempre un lugar de negocios de todo tipo y con una actividad incesante, impresionante. Me ha hecho pensar en parte en la Barcelona turistificada, y me costó hacerme sitio entre el concepto turístico y el de Marrakchía (persona que vive en Marrakech). Palabra mágica que me ayudó a moverme más tranquila por las calles de la Medina.

He encontrado a muchas personas, he dibujado, charlado, cocinado y cantado con ellas y muchas vinieron a la presentación final en LE 18.  Brahim, el vendedor de  alfombras, Rachida, Amina, Fatima con tres amigas, mujeres del barrio, Michelle, la comerciante francesa que conocí mi primer día en el barco, Maha Elmadi, directora del dar Bellarj y Heidi Vogel, artista que compartió la residencia conmigo un par de días. Tod@s ell@s me han dado conocimientos profundos sobre la amistad, el cante, el textil marroquí y el deseo habitando el cuerpo. El deseo de verdad, no el de la academia, no el de los sujetos políticos, el que sentimos con ardor en el estñomago, con la palpitación del corazón, y el que nos indica si el objeto deseado realmente es necesario para nosotras (puede tener muchas motivaciones). La investigación sobre “Objects and Desires” ha sido un projecto de mucha intimidad y complicidad y también de frustraciones y desilusiones. La frustración de no poder devolver con facilidad la hospitalidad ofrecida, de no entender del todo los deseos, de una frontera hostil y de aún más fronteras en las mentes. No entraré en un plan solucionista – os animo más bien a visitar vuestros vecinos con más frecuencia, buscar esta complicidad y traer la hospitalidad con vosotras.

Objetos y Deseos ha sido el proyecto seleccionado para la primera beca de intercambio Jiwar (Barcelona) -Le 18 (Marrakech) y ha contado con el apoyo del Institut Ramon Llull.

Destacado_Ramonlull

8782054

jiwarartist

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*